Páginas vistas en total

27 dic. 2010

LA DESGARRADORA DE LA FAMILIA MEÑO


La familia Meño


La desgarradora historia de la familia Meño es una lección de coraje y un despreciable ejemplo de mala praxis. Antonio Meño entró en quirófano para someterse a una sencilla operación de cirugía estética en 1989 y salió en coma irreversible. Los padres vencieron la primera batalla judicial. El anestesista de la operación fue condenado por negligencia. Un infierno de apelaciones derivó en la condena definitiva. El Supremo arrebató la razón a la familia y la condenó a pagar 400.000 euros en concepto de costas judiciales.

El Supremo arrebató la razón a la familia y la condenó a pagar 400.000 euros en concepto de costas

Sus padres, panaderos jubilados de Móstoles, se declararon insolventes. Embargada su casa, construyeron una caseta de lona y madera en una plaza de Madrid y emprendieron la lucha a pie de calle. La rutina marcó la vida de los Meño hasta que el doctor Ignacio Frade, aprendiz en el momento de la intervención de Antonio, decidió testificar en contra del anestesista y el Supremo falló a su favor.

La lógica judicial sería alcanzar un acuerdo económico extrajudicial. Sin embargo, Luis Bertelli, el abogado de la familia, ha dejado el caso. "Él dice que su objetivo era darle la vuelta al caso. Y que ya se lo ha dado". Juana Meño suena cansada. Pero no abandona.

http://www.20minutos.es/noticia/913875/0/Protagonistas/anonimos/2010/